Harry Styles, Taylor Swift, BTS y otros son objeto de estudio en universidades

LUZ RUBIO

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281547999658352

PROTAGONISTAS

En escena y videos tienen fans en todo el mundo. Pero fuera de esos espacios, son desde empresas, marcas y generadores de tendencias y negocios múltiples. Eso llevó a que universidades como Harvard, Berkeley o la de Copenhague los tome para armar cátedras sobre branding, derechos de autor, influencia de masas, y hasta posicionamiento mediático. Diferentes universidades del mundo se adaptaron a las tendencias que más resuenan, sobre todo en el universo pop, ofreciendo nuevos cursos dentro de su oferta académica orientados a aprender sobre fenómenos globales como, por ejemplo, el grupo surcoreano BTS –que este año se tomó un tiempo sabático–, Beyoncé o Madonna. El último y más reciente tiene como protagonista al músico británico Harry Styles. Hace unos días, la Universidad Estatal de Texas implementó un proyecto educativo llamado “Harry Styles y el culto a la celebridad: identidad, Internet y la cultura pop europea”, en el que se abordará el trabajo de esta estrella musical contemporánea y su influencia dentro del universo del pop, pero también otros asuntos con los que el artista está muy comprometido como la identidad, la sostenibilidad y la diversidad. La idea fue propuesta por el profesor Louie Dean Valencia, quien no solamente tiene un doctorado en Historia Europea Moderna, sino que también estudia las contraculturas y su efecto en la sociedad. Al parecer durante sus clases él recibía muchas consultas sobre Harry Styles y comenzó a plantearse la posibilidad de estudiar más a fondo a una de las figuras públicas más famosas de hoy en día. Valencia mismo fue el encargado de dar la noticia desde su cuenta personal de Twitter: “¡Es oficial, oficial. ¡Voy a impartir el primer curso universitario del mundo sobre la obra de Harry Styles que tendrá lugar en la primavera de 2023 en la Universidad de Texas!”. Según Valencia, el curso se centra en el músico y la cultura popular europea para intentar comprender el desarrollo cultural y político de la celebridad moderna en relación con cuestiones de género, sexualidad, raza, clase, medios de comunicación, moda, fans, el mundo online y el consumismo. Modelo de negocios. Pero este no es el único caso en el que una universidad decide sumar este tipo de contenidos académicos a su currícula. A prin cipios de este año, el Instituto Clive Davis de la Universidad de Nueva York anunció el lanzamiento de un nuevo curso sobre la cantante Taylor Swift dictado por Brittany Spanos, redactora de la edición norteamericana de Rolling Stone. De la descripción del curso se puede comprender que buscó dialogar sobre “temas como los derechos de autor y la propiedad intelectual, el nacionalismo estadounidense y el impacto continuo de las redes sociales en la industria de la música pop”, y analizar “la evolución de la artista como empresaria de música creativa, el legado de los compositores de pop y country”, entre otros puntos. Y en Harvard también. Por otra parte, la banda surcoreana BTS –cuyo éxito mundial la convirtió en la cara del K-pop fuera de su país natal– ha sido explorada por los estudiantes de la Universidad de California, Berkeley, como parte de su programa académico desde un curso titulado “Líderes de la próxima generación: BTS”. Este se centró en la influencia global del grupo de siete miembros para explorar su historia, su inspiración continua en el arte, sus acciones filantrópicas y muchos otros aspectos. Además, la Escuela de Negocios de Harvard (Harvard Business School) también sumó como caso de estudio al éxito logrado por BTS, bajo la dirección de la empresa Big Hit. Gracias a sus fans –conocidos en redes sociales como Army–, el suceso internacional de la banda se produjo de forma muy orgánica y para las ideadoras de esta propuesta –Anita Elberse y Lizzy Woodham–, solo un interrogante podría haber sido suficiente para sumar contenido educativo de este tipo en Harvard: “¿Existe algún otro acto musical en el mundo cuya contribución al PIB de su país sea mayor que la de su compañía aérea de bandera?”. Y es que BTS logró eso para Corea del Sur. Kanyesianismo. Pero las opciones de estudiar a estrellas de la música han sido muchas más. Por ejemplo, el Departamento de Artes y Estudios Culturales de la Universidad de Copenhague sumó como parte de su plan de estudios un curso completo sobre Beyoncé titulado “Beyoncé, género y raza”, y la Universidad de Harvard incluyó como caso de estudio el éxito innegable que tuvo su quinto álbum que, a nivel artístico, sumó estrellas como Jay Z, Drake, Justin Timberlake o Pharrell Williams pero que además, fue desarrollado en secreto y lanzado al mundo sin previo aviso. Por otra parte, la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Concordia (en Canadá) incluyó contenidos sobre Kanye West bajo el nombre de “Kanye vs. Ye: Genius by Design”, cuyas clases abordarían la evolución de su genio y explorarían el concepto de “Kanyetive Dissonance”(disonancia kanyesiana). El anuncio oficial llegó de forma inesperada luego de que un estudiante filtrara la información antes de tiempo, por lo que el profesor a cargo, Yassin Alsalman, activó rápidamente su cuenta de Twitter personal para dar el comunicado. De diva y de mitos. Otra propuesta de este tipo llegó desde la Universidad de Oviedo, quienes convirtieron a Madonna en el objeto de estudio de un programa de extensión universitaria titulado: “Who’s that girl? Madonna y la cultura pop contemporánea”. El contenido buscó analizar las múltiples facetas de la artista: “Transgresora sexual, creadora de tendencias, mujer de negocios, diva musical, icono gay, esposa, madre, entre otras cualidades”. Finalmente, y dejando de lado los cursos y casos de estudio, la Universidad de Liverpool apostó fuerte y lanzó un máster al que denominó “The Beatles: Music Industry and Heritage” (“Beatles: industria y legado musical”), en el que se puede aprender sobre la influencia del grupo y su legado no solo en el mundo de la música, sino también en la cultura popular y, además sobre el patrimonio de Liverpool – ciudad natal de sus integrantes–, y el Reino Unido.

es-ar