JAPÓN Y PAREJA

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283235921805680

MÚSICA

A.M. —¿Cómo surgió el intercambio con Japón, donde diste conciertos y grabaste el disco Kiseki? —Nosotros teníamos a Shogo Komiyama, uno de nuestros mejores amigos, viviendo en Japón. Se hizo productor de música y de rock, y lleva música latinoamericana a Japón. La primera vez que fuimos fue en 2012; después estuvimos en 2013 porque quedamos encantadísimos; grabamos un disco e hicimos parte de una gira. Después también volvimos en 2017. Fue muy interesante: eso sí que es estar en otro lugar, en otra cultura muy distinta. No hay carteles que tú vayas a entender; solo en la capital, puede ser que veas algunas cosas en inglés. Había una banda que ya conocía todas nuestras canciones, Ishikawa Michihisa Sessions. A través de la música, se pueden hacer estas cosas: es un lenguaje propio. Estos músicos hacían rock y reggae, y se aprendieron unas canciones en las versiones en vivo. Cuando llegamos, hicimos un ensayo y nos morimos, porque no podíamos creer que nos mirábamos y nos reíamos y lo disfrutábamos, pero no nos podíamos hablar. El lenguaje era simplemente musical. Una maravilla. —¿Cómo es la dupla con Sergio? —Somos muy intensos los dos y por suerte nos reímos, que es lo más importante. Tenemos química en la música, intereses en común y, después, cada uno tiene sus propios vuelos. Por eso ahora él está más como productor e invitado de Mimí Maura, no está fijo en todas las canciones en el show en vivo. No es que nos estamos separando, nos estamos expandiendo. No sé si todas las personas que están juntas quieren trabajar con la otra persona. Como toda pareja, tenemos una negociación; vamos diciendo lo que queremos y vemos en qué nos ponemos de acuerdo.

es-ar