LEONARDO FAVIO YA TIENE SU ESTATUA Y VIENE CON MUSA INCLUIDA

2022-08-04T07:00:00.0000000Z

2022-08-04T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282067690696689

HOMENAJE

El escultor y realizador audiovisual Eric Dawidson realizó la obra que será emplazada en la esquina porteña de Vera y Corrientes el próximo 5 de noviembre, cuando se cumplan 10 años de la muerte del cantautor y cineasta argentino. “Siempre lo sentí cercano, entonces empecé a unir cosas y me apareció esta imagen de él con su inspiración, como que le soplaba al oído”, dice Leonardo Favio fue un artista completo que interpretó el lenguaje popular como pocos, y de quien el próximo sábado 5 de noviembre se cumplirán 10 años de la muerte, fecha en que se emplazará en la esquina porteña de Vera y Corrientes la escultura Favio y la Musa, de Eric Dawidson, que busca sintetizar esa relación que el realizador tuvo con el cine y la música. Ese mismo día, fecha exacta de su fallecimiento, también se prevé que se renombre como Leonardo Favio la calle Vera, donde se ubica el edificio de Directores Argentinos Cinematográficos (DAC), institución que patrocinó la obra de arte que esculpió Eric Dawidson. “En un momento decidí que quería hacer una estatua para emplazar en la calle, pero no sabía de quién. Se me ocurrió que podía ser de Favio, un director con el que me conectaba... de hecho, me llamo Eric Leonardo, por él. Desde chico, siempre lo sentí cercano, entonces empecé a unir cosas y me apareció esta imagen de él con una musa inspiradora, como que le soplaba al oído”, dijo Dawidson a Télam. Para modelar la obra, el escultor y también realizador audiovisual, acudió a los bailarines Natalia Pelayo y Hernán Piquín, quienes actuaron en el filme de Favio, Aniceto, de 2008. Ambos posaron, Piquín como Favio y Pelayo como la Musa, para que Dawidson tomara fotografías mientras danzaban como el artista con su musa. “De Favio recuerdo un ser supergeneroso, respetuoso con cada una de las 100 personas que trabajamos en Aniceto. Todo lo pedía con el por favor delante de cada frase y con un gracias al final”, dijo Piquín. Pelayo, por su parte, recordó: “Sus enseñanzas me hicieron crecer como artista. No tengo palabras para describir lo que fue trabajar con él. Fue una persona muy generosa, con mucha empatía y sentido artístico.

es-ar