Publication:

Weekend - 2021-06-01

Data:

Viajar trabajando.

TURISMO

Por Patricia Daniele.

Con el fin de recorrer, los nómades digitales se instalan en otro país o ciudad y siguen cumpliendo con sus tareas a distancia. Destinos favoritos y requisitos. Los nómades digitales son aquellos afortunados que pudieron trasladar sus tareas a otros países y aprovechan eso para hacer un poco de turismo mientras cumplen con sus obligaciones laborales. Son personas que trabajan de forma remota, generando ingresos, y que se van moviendo de un lugar a otro entre semana. Entre 2019 y 2020 esa franja de trabajadores creció un 49 % y ya sabemos que, al menos la mitad de los empleados quiere realizar tareas remotas desde que empezó la pandemia, lo que hace que existan más adeptos a esta práctica en el mundo gracias a la digitalización laboral. Ellos efectúan actividades independientes, o son emprendedores, vendedores virtuales, creadores de contenido, bloggers, influencers, editores, diseñadores, programadores web, especialistas en marketing digital, traductores, consultores, fotógrafos, periodistas de viajes o de investigación, muchos de los cuales cobran en dólares. Ahora, poniéndonos a pensar en la posibilidad de convertirnos en nómades digitales, hay que mirar bien adónde conviene ir. Porque hay que considerar algunas variantes importantes antes de intentar un viaje por varios meses a un lugar en el que permitan el ingreso de argentinos. Estos trabajadores virtuales prefieren destinos que tengan clima agradable, una buena conexión a internet de datos, espacios flexibles para las tareas, facilidad en el visado, permanencia legal durante una buena cantidad de tiempo y un costo de vida económico. Aquellos que tienen profesiones dolarizadas eligen ciudades en las que, con pocos cientos, se vive bien y de manera económica para generar un ahorro. Es importante averiguar antes de viajar que el destino tenga un buen acceso a soluciones de salud y conectividad terrestre o aérea, pensando en una forma práctica de movilizarse. Según la aseguradora de Salud Assist 365, hay un ránking de cinco ciudades favoritas de los nómades digitales (y que no son las que podríamos imaginar): Tífilis, en Georgia; Tallin, en Estonia; Lisboa, en Portugal; Playa del Carmen, en México; y Berlín, en Alemania. Esto se debe a que en esas capitales trabajaron para tentar a los trabajadores remotos. En Europa, Alemania fue la primera nación en crear una visa para autónomos y tiene dos tipos: una para artistas y otra para otros profesionales. Hay que registrarse en la oficina de impuestos del país y presentar una serie de documentos, como extractos bancarios y, en algunos casos, evidencia de la experiencia profesional. Además, los autónomos deben tener clientes basados en ese país. ▮ Requisitos y comprobantes También Barbados, Dubai y Bermudas lanzaron este tipo de propuestas para tentar a posibles viajeros. Los requisitos varían en cada territorio. Portugal generó la visa de residente temporal que puede ser utilizada por autónomos y empresarios menores de 30 años. A diferencia del visado de turista, que es por tres meses, ésta permite permanecer en el país por un período de aproximadamente un año y pide presentar un seguro de viaje por seis meses. Tiene un costo de 90 euros y se solicita en la web del Ministerio de relaciones exteriores de Por tugal. Aseguran que con 635 euros por mes se puede vivir bien allí. Por su parte Georgia, que es un país epidemiológicamente seguro, pone a disposición un formulario de migrante temporario que pide un certificado de empleo y una carta dando el consentimiento para someterse a una cuarentena obligatoria de 14 días al ingresar. Además de estas medidas, se deberá presentar un seguro de viaje válido por seis meses. Las personas tendrán que residir en Georgia un mínimo de 180 días, ser empleado full-time, dueño de empresa o freelancer, llenar el formulario en la web oficial, demostar la capacidad de pagar impuestos en ese país y tener un salario de al menos U$S 2.000 mensuales. Barbados, nación del Commonwealth británico, acepta residentes por 12 meses seguidos sin restricciones. Los solicitantes pueden ir acompañados de su pareja e hijos. Tendrán que presentar una prueba negativa a la Covid-19 hecha 72 horas antes del viaje y habrán de presentar dos pasaportes (el vigente y uno anterior), certificado de nacimiento y pagar los requisitos fiscales para el ingreso. Otro destino del Caribe que se suma a esta movida es Bermudas, también por un año. Las personas que se postulen deben ser trabajadores remotos mayores de 18 años y presentar pruebas de que lo son. Suman una propuesta similar para estudiantes. Piden seguro médico, demostrar ingresos suficientes y/o continuos para no tener que buscar trabajo en la isla y pagar el costo del certificado. Estonia es uno de los países más avanzados en el mundo digital y lanzó la Nomad Visa, que permite permanecer en el país hasta un año si se trabaja remotamente. La tarifa de la solicitud es de 100 euros y exigen tener un empleo que se pueda cumplir independientemente de la locación, demostrar ingresos por al menos 3.504 euros brutos y presentar los formularios pertinentes en la embajada que se encuentra en el país del solicitante, con un costo de entre 80 y 100 euros. Finalmente, República Checa ofrece una visa de largo plazo en Praga, un destino europeo con bajo costo de vida y wifi rápido. El visado también permite estar en el país durante un año pero piden el requisito de tener una vivienda alquilada antes de viajar. ▮ Datos para tener en cuenta Se descubrió que los nómades digitales no son solo los treintañeros, hay muchos mayores de 40 y 50, y otros que viajan en pareja o con la familia. Vivir en otro país no siempre es una experiencia maravillosa. Hay que considerar desde dónde se hospeda uno por tiempo indeterminado y sin contrato de alquiler, cómo se mueve en esa ciudad, qué hace si tiene un percance o sufre un robo y hasta cómo equilibrar trabajo y turismo durante la estadía. La idea es sostener una vida lo más parecida a la que tenía en su ciudad de origen (pero sin las amistades).

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.