Publication:

Weekend - 2021-09-02

Data:

Ruger Micro .380, la nueva pistola que apunta a monopolizar las ultracompactas.

CONTENIDO

Textos y fotos: PABLO CRESPO

Ruger Micro .380, la nueva pistola que apunta a monopolizar las ultracompactas. Si realizáramos una encuesta entre los aficionados a las armas, preguntando qué características tendría que tener la idea l pa ra portar, la conclusión sería: que sea ultra compacta, liviana, que utilice un calibre contundente (.45 ACP, por ejemplo) y que tenga una capacidad de 14+1 cartuchos. A pesar de ser un imposible, las fábricas buscan acercarse a ese paradigma fier rero, pero lamentablemente una cosa dificulta o impide la concreción de otra. En esa búsqueda, hace algunos años aparecieron en el mercado algunas compactas de grueso calibre y relativa alta capacidad, las que un inspirado colega bautizó otrora las petisas gorditas (Para Ordnance P-10, Glock 26, etc.) por el ancho de la empuñadura. Luego de las gorditas, la tendencia para armas de portación oculta fue retomar la idea del cargador lineal, al percatarse de que más que el largo es el ancho lo que incomoda al portar, lo que dio lugar a una larga lista de pistolas monohileras. Por otro lado, los modernos desarrollos en munición para defensa pusieron nuevamente al .380 Auto en la mira de los usuarios, lo que no pasó desapercibido para los fabricantes. Y en ese competitivo segmento, Sturm, Ruger & Co. se colocó al tope de ventas con su pequeña LCP, reemplazada al poco tiempo por una versión mejorada: la LCP II. Pero… los usuarios que hasta este momento estaban conformes con la pequeña Ruger, comenzaron a añorar una mayor capacidad. Y si algo caracteriza a esa empresa es prestar atención a los deseos del público, lo que demostró al mejorar algunos detalles en la segunda versión de la exitosa LCP que fueron comentados en muchos foros fierreros. Así es la pistola La respuesta de Ruger a los deseos del público fue diseñar una pistola ultracompacta, calibre .380 ACP y con una capacidad de 10 + 1, en un tamaño que apenas supera la anterior versión de 6+1. Efectivamente, la LCP Max –que también puede utilizar un cargador extendido de 12+1– tiene casi las mismas dimensiones que la LCP II. Con sus 25 mm de ancho y menos de 330 gramos de peso es la más pequeña que las micro 9 mm Parabellum que se encuentran en el mercado hoy en día, lo que la convierte en una opción ideal para aquellos que buscan lo mejor en ocultación para la portación diaria. Una queja común sobre muchas pistolas de bolsillo es que el sistema de mira no es tan ideal. Para supera r ese inconveniente, Ruger equipó a la Max con un guión de tritio con un contorno blanco, de gran visibilidad en cualquier condición lumínica, lo que facilita la adquisición del objetivo. También colocó un alza generosa con una ventana en “U” que completa su sistema de miras abiertas, las que pueden regularse en deriva. Sus cargadores de doble hilera fueron optimizados para garantizar una alimentación confiable con una gran variedad de munición .380 ACP, cualquiera sea su configuración. Si se usa el cargador de 10 cartuchos, la sensación al empuñar es idéntica a la del cargador LCP II, al tiempo que ofrece cuatro cartuchos adicionales. Con el cargador de 12 el grip mejora sensiblemente, si bien también aumenta la longitud de la empuñadura. Finalmente, una cola de disparador de acción segura posee un recorrido corto y un escape nítido. La LCP Max se encuentra además equipada con un seguro de aguja percutora que previene disparos accidentales ante una eventual caída del arma, por lo que portarla con cartucho en recámara no presenta ningún riesgo. Su corredera posee estrías profundas que ofrecen un buen agarre para la manipulación, al igual que orejas pronunciadas en la parte trasera para facilitar la carga manual, algo muchas veces incómodo en pistolas de pequeño tamaño. Con los buenos antecedentes de las anteriores versiones, no quedan dudas de que este modelo de alta capacidad tiene el éxito asegurado.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.