“Dios nos protege de los irresponsables”

Hay varios motivos que causan los incidentes en el río. Cuáles son los más frecuentes. Cómo evitarlos. Qué debería hacer Prefectura.

Textos y fotos: FRANCISCO SAVINO

2021-12-07T08:00:00.0000000Z

2021-12-07T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283386245185243

NAUTICA

Hay varios motivos que causan los incidentes en el río. Cómo evitarlos. Qué debería hacer Prefectura. Sé que por esta nota voy a recibir un sinfín de críticas. Como corresponde, las voy a anotar y responder. Lo que no me gustaría es ver después en las redes sociales a personas comentando un accidente y diciendo qué se debería haber hecho para evitarlo. En algún momento debemos dejar la hipocresía de lado. Entre mis dichos de cabecera tengo uno que reza: “Los fines de semana no hay más accidentes porque hay un Dios, no se cuál es, pero es el que nos protege de todos los irresponsables”. De más está decir que cuando hay un accidente en el río, todos somos especialistas, todos somos grandes profesores, y todo lo sabemos y aconsejamos, hasta el punto de determinar cuáles son y cuáles deberían haber sido las medidas para evitarlo. El común denominador de todos los males al que le echamos la culpa es uno solo: la Prefectura. Siempre tiene la culpa y siempre la va a tener. Si controla, porque controla y si no controla porque no lo hace. Cuando filmo un video sobre seguridad, los comentarios siempre son sobre la Prefectura: por esto o lo otro. Pretendemos que al lado de cada uno haya una lancha de Prefectura. Una pregunta al pasar: ¿cuándo hay un accidente en la vía pública hay un policía al lado? ¿A ellos les echamos la culpa? No, ¿entonces? Hay dos tipos de accidentes: uno el propiamente dicho, el que se produce; y el otro es el accidente latente, debido a las acciones ir responsables, desaprensivas de muchos que sin saber o a propósito hacen lo que no se debe hacer y lo que pueden ocasionar con su accionar. Vamos por partes... Por qué se producen Si bien puede haber más causas de accidentes, me referiré solo a tres: por un lado la desaprensión y la irresponsabilidad de las personas que navegan, otra por el desconocimiento de los que navegan y la tercera es por el alto tránsito de embarcaciones en ciertos lugares del río. La irresponsabilidad y la falta de respeto al semejante es un tema que desgraciadamente tiene poca solución, a menos que se castigue con multas hasta que los infractores aprendan o se cansen. La Prefectura tiene intenciones de colocar cámaras en distintos lugares, eso quizás ayude un poco a cumplir, aunque más no sea por miedo. Muchos ya estarán diciendo ¿cómo van a controlar la velocidad? No hace falta, con el solo hecho de que identifiquen a los irresponsables es suficiente. Por lo menos, por ahora. Con respecto al desconocimiento de los que navegan, acá sí debe intervenir la Prefectura con alguna modificación a la reglamentación. La Ordenanza 1/18 quiso poner un poco de orden y en algo avanzó, debería aggiornarse a los nuevos medios y exigencias. Por ejemplo, establece que aquellos que sacan la habilitación de Timonel deben rendir con embarcaciones de potencia superior a los 140HP o más de 7 metros de eslora. Es algo que me parece acertado, no se puede rendir con naves de poca potencia cuando lo van a habilitar para navegar embarcaciones más grandes. Pero en el mismo sentido acá habría que hacer una salvedad: no se puede considerar más la habilitación Vela/ Motor, es decir, rendir con un velero de 7 metros y un motor de 50 HP y después navegar con una lancha con 200 HP. Nada tiene que ver una cosa con otra: son distintas las maniobras, distintas velocidades y, sobre todo, distinta la reacción. Debería ser obligatorio rendir con embarcaciones apropiadas a la habilitación y ,si uno desea sacar habilitación Vela/Motor, rendir con ambas embarcaciones. El tercer problema Otro tema son las motos de agua y jet ski, lo que la Prefectura llama “Artefacto Náutico Deportivo”. Se requiere habi litación de conductor náutico, pero no es suficiente ya que pueden rendir con una pe - queña lancha y luego navegar artefactos acuáticos de altas velocidades y potencias, en este caso deberían rendir con equipos similares para asegurarse de que están en condiciones de conducirlos. Sobre este tema: ¿ésta es una solución definitiva? ¿Puede haber otras? Por supuesto que podría haberlas, pero estas son básicas. Son una ayuda a tratar de mejorar el río, de todas for mas no se a leja ría mucho de los que ocurre con las habilitaciones para conducir en la calle, donde se establecen categorías. Embotellamientos en el agua El alto tránsito de embarcaciones es otro tema: los lugares de fondeo están en la zona de San Fernando, por lo que el tránsito sobre el río Luján y Canal Vinculación desde la zona de Tigre y Benavidez, es incesante y permanente, tanto a la mañana como a la tarde. Por la cantidad de embarcaciones, el olaje producido hace que el accidente esté siempre latente. La solución sería buscar zonas de fondeo en el sector Oeste de la Primera Sección. Sí, ya sé, hay lugares reservados para remo y no se pueden superponer las zonas, es cierto, pero existiría la posibilidad de hacerlo (tema de otra nota). Lo fundamental ahora es descongestionar el río, sobre todo este verano que muchos no van a ir a Uruguay. Otro lugar crítico, donde en caso de existir un accidente se pueden generar problemas de interpretación con el Reglamento Internacional Para Prevenir Abordajes (RIPA), es la zona de la desembocadura del río Luján. Los veleros cuando navegan a vela esa zona (a veces son varios que ocupan todo el río Luj{an) se juntan con los cruceros que entran o salen del Río de la Plata. ¿Quién tiene derecho de paso? El velero navegando a vela, pero ¿el barco a motor no tiene su capacidad de maniobra restringida en esa zona? Sí, pero como es un barco deportivo no lleva las señales que le corresponden. En definitiva... Más zonas Si bien Prefectura ha dispuesto lo que se llama zona de privilegio para distintas actividades náuticas deportivas, no significa –o por lo menos no está especificado– que no se puedan hacer en otra zona, pero debería ser más clara al respecto. Es por ello que tendría que prohibirse la navegación a vela en la zona y para poner un límite –se me ocurre– desde el meridiano que pasa por la farola roja del acceso al Puerto de San Isidro hacia el Oeste. Como dije al principio, hay un ser superior que nos cuida, no tenemos más accidentes porque estamos protegidos, pero el peligro está latente y, cuando ocurre, con el diario del lunes todos somos sabios al respecto.

es-ar