Chatos ocultos en la marea

Lenguados a trolling en Mar Chiquita. Cómo es la modalidad y la técnica para dar con estos escurridizos que acechan mimetizados a la espera de sus víctimas.

Textos y fotos: MARCELO ALBANESE

2021-12-07T08:00:00.0000000Z

2021-12-07T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283257396166363

PESCA

Uno de los ámbitos que me gusta visitar es la albufera de Mar Chiquita, y más cuando se trata de la pesca de lenguados. Allí fuimos con Juanjo Medina, guía de pesca, en busca de esta especie tan codiciada por los pescadores y que día a día comienza a afirmarse con grandes sorpresas del otro lado de nuestros aparejos. Fue Juanjo quien me comentó que la especie estaba tomando muy bien los cebos, así que partimos rumbo a este fantástico lugar ubicado a 410 km de la Capital Federal por Autovía 2. Para el lenguado utilizamos cañas de 2,70 m, que pueden ser enterizas o en tramos. En cuanto a reeles, frontales o rotativos, eso va en gusto de cada pescador, cargados con multifilamento de 0,18 mm; para quienes deseen utilizar nylon, del 0,35 o 0,40 es más que suficiente. La línea se compone de un plomo corredizo de 40 a 60 g, una boya doble cono que permite levantar la carnada y, al final, un anzuelo corredizo y un triple. En el anzuelo de arriba, una de las modalidades que Juanjo está incorporando es encarnar con cebos artificiales (gomitas) en diferentes gamas de colores y, en el anzuelo corredizo y el triple, se encarna pejerrey entero de 10 a 15 cm o fileteado; es la carnada predilecta para esta especie. Pero el encarne tiene una técnica: en el anzuelo va la cabeza del pejerrey y, en el triple, la panza o el lomo. Una vez encarnado, lo atamos todo con hilo elástico. Para los amantes de la pesca con fly se utilizan cañas de 8 libras, con líneas que pueden ser de flote, intermedias o de hundimiento, depende cómo se encuentre tomando cebos el lenguado. En cuanto a las moscas, pueden ser lastradas para que bajen rápidamente y con material artificial. Los colores verde, rojo, amarillo flúo, blanco o celeste son los ideales. Primeros intentos Nos embarcamos alrededor de las 7:30 AM porque teníamos las condiciones dadas a nuestro favor: el repunte de alta y repunte de baja, es decir, desde tres horas antes de la pleamar hasta tres horas después de pasada la máxima. Comenzamos la pesca frente a donde nos embarcamos y fuimos probando varios sectores haciendo trolling con la embarcación a bajas revoluciones. El día comenzó con una bruma bastante molesta que no dejaba que asomara el sol, y hasta el momento los lenguados se hacían desear. Apenas obtenía mos algunos toques en nuestros aparejos, pero con piques fallidos. Juanjo Medina nos contaba que la pesca se venía dando muy firme, lo único que nos quedaba era esperar hasta que los chatos se largaran a comer. Luego de varias pasadas por el lugar elegido por el guía, se dio el primer pique en el aparejo de Juanjo, quien sin apresurarse y dando unos segundos para que el pez comiera la carnada, concretó un muy buen ejemplar que rondó los 6,200 kg, instante en que la autoestima se nos elevó, porque habíamos probado varios pozones o veriles sin dar con la especie. Seguramente se debió a que nos encontrábamos en el repunte de la marea alta de la pleamar, uno de los momentos que más piques continuos tuvimos. Comenzó la acción Podíamos observar en la otra embarcación que uno de los guías amigo, junto a otro grupo de pescadores, lograba ejemplares de muy buenos tamaños, por ello se podía decir que la acción había comenzado y que teníamos que aprovechar este gran momento. Desde la media mañana hacia adelante, la bruma se empezó a disipar, el sol a brillar y la temperatura a subir y ayudar más. De a poco fuimos logrando varias piezas de todos los tamaños y no solamente con carnada. Fue algo destacable ver cómo los lenguados atacaban las gomitas ar tif iciales, convirtiéndose en piezas me morables en esos cebos. La sagrada hora del mediodía fue el momento en que nos detuvimos a almorzar a bordo de la embarcación. Así disfrutamos de otro de los servicios que ofrece Juanjo junto a su staff de guías. Luego de compartir la comida junto al otro grupo de pescadores y con la marea totalmente baja, la propuesta fue navegar hasta la zona del puente de Celpa y probar en ese sector hasta que la marea repuntara, para luego volver pasada media tarde hasta la zona que iniciamos. Piques continuos Ubicados en el lugar, volvimos a encarnar, siempre con pejerrey fresco en el anzuelo de abajo, y en el de arriba intercalábamos una gomita artificial. La modalidad la seguimos practicando a trolling y, para sorpresa nuestra, los piques fueron inmediatos aún con marea baja y nos permitieron lograr dobletes en un mismo aparejo. Juanjo nos contaba que este sector es muy rendidor cuando la marea baja y, cuando el lenguado llega hasta este lugar, porque se queda en la zona. Como la marea comenzaba a subir, el guía nos propuso terminar la jornada donde iniciamos. La marea jugaba a nuestro favor y con el repunte podíamos dar con buenos ejemplares, así que fuimos hasta la boca, donde nos dividimos en grupos: uno fue vadeando desde la costa y otro continuó de embarcado. El cierre de jornada fue magnífico, con muy buenas capturas en todas las modalidades. Sin duda, este es el momento ideal para poder hacerse una escapadita y disfrutar en familia de esta pesca apasionante. Dato importante En el período de bajamar se podrá probar suerte sólo en los pozos que tengan más agua. El lenguado no es un buen nadador, por lo que conviene buscarlo en aguas tranquilas, teniendo en cuenta que si está muy movida tendrá muchas dificultades para nadar. El cuerpo del lenguado, durante su crecimiento, tiene la apariencia de un pez común; después, y a medida que crece, se apoya constantemente en el fondo del mar, siempre del mismo lado, por lo que su contextura finaliza en un cuerpo ovalado y plano. El lenguado es un gran cazador, a tal punto que ha sido capaz de desarrollar la cualidad de mimetizarse con la tonalidad de la arena o las piedras, desde donde acecha a sus víctimas sin dejarse ver.

es-ar