Cómo pedalear enterrados en la nieve.

A faltalta de cubiertas con clavos clavos, qué debe hacerse con los neumáticos neumáticos. Cuál es la posición óptima para no patinar. Equipamiento mínimo necesario.

Por Marisol López.

2022-05-31T07:00:00.0000000Z

2022-05-31T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283704073135738

CONTENIDO

A falta de cubiertas con clavos, qué debe hacerse con los neumáticos. Cuál es la posición óptima para no patinar. Equipamiento mínimo necesario. Cuando nieva el sonido desaparece o más bien se transforma hasta darle lugar a una calma que solo se siente en los lugares donde ha caído un buen paqueton de nieve fresca. Además, si esa nevada es la primera de la temporada de invierno y sucede en un pequeño pueblo santacruceño ubicado al pie de algunas de las montañas más lindas del planeta, la situación se torna casi surrealista. Todos sonríen, los autos dejan de circular por las calles por donde ahora caminan niños súper abrigados que se arrojan enormes bolas de nieve y en las que los padres arrastran trineos junto a otros niños, más pequeños, que aunque no caminan ya saben que cuando nieva, se sale. Todos caminan como hormigas hacia la montaña cargando mochilas con esquíes, tablas, raquetas y cualquier tipo de instrumento que pueda ayudar al objetivo principal del día: jugar. Nevó en El Chaltén y apenas unas horas después de desayunar mirando por la ventana cómo las calles del pueblo se llenaban de gente, nosotros también salimos y lo hicimos con lo que más a mano teníamos: una bici de doble suspensión. Esta temporada en la Patagonia austral hicimos muchas cosas con la doble. La rodamos en los senderos de la estepa y también en el bosque, subimos alguna montaña y también la bajamos, la testeamos rápido y cargada en modalidad bikepacking, realizamos una travesía de varios días de duración fuera de ruta y hasta la llevamos en un bote inflable para bajar navegando el río De Las Vueltas en modalidad bikerafting. Pero hasta el momento de la nevada, lo que nunca habíamos hecho con ella era hacerla rodar montaña abajo por la nieve como si de esquíes de travesía se tratara. Así que el primer día de nieve nos sumamos a la fila de hormigas y nos fuimos con la Exceed montaña arriba. Una bici en la nieve Lo primero que hay que decir es que al menos con cubiertas normales no hay bici que suba en la nieve pendientes mayores a 25º, con lo cual si el plan es bajar por senderos de montaña, antes tocará subir la bici empujando o cargándola en la espalda, algo que a simple vista puede parecer un sin sentido, pero que se repite muy a menudo cuando el plan es bajar andando de una montaña por pendientes muy pronunciadas (y esto también aplica para terrenos secos). Para bajar antes hay que subir y ahí muchas veces tocará cargar la bici. En cambio, en plano la bici avanza muy bien, aùn en zonas donde hay mucha acumulación de nieve, solo con desinflar un poco las ruedas y hacer más fuerza en los momentos donde el terreno lo requiera se puede llegar –diríamos– prácticamente a cualquier sitio, sobre todo en los primeros días en los cuales lo común es que aún no se hayan formado sectores de hielo donde la bici pueda patinar en exceso. En cuanto a las bajadas, teníamos la certeza de que la Exceed iba a ser divertida por sobre todas las cosas, ya que si hay algo que la caracteriza es esa geometría trailera que la hace extremadamente cómoda y segura a la hora de andar por terrenos poco amigables. Así que ahí anduvimos durante varios días subiendo y bajando por algunos senderos. Nos tiramos en faldeos de nieve fresca y también pisando la huella que dejaban los esquiadores. Bajamos rápido y bajamos despacio. Nos enterramos en la nieve, caímos decenas de veces, completamos bajadas y algunas se hicieron imposibles sin tocar el piso antes del final. Recomendaciones Si bien las condiciones de frío extremo y nieve no son las ideales para salir a rodar con la bici, ese no debe ser el motivo suficiente para no dar una vuelta o pedalear un par de horas hacia la montaña. Pero también es cierto que hay algunos aspectos a tener en cuenta para que la salida sea disfrutable y no se transforme en una mala experiencia o, lo que es peor, algo peligroso. L o idea l en estos casos es contar con neumáticos con clavos, pero ya sabemos que por el momento en nuestro país esto es bastante difícil, con lo cual con bajarle un poco la presión y no desarrollar velocidades que nos lleven a perder el control ya será suficiente para avanzar de manera segura. Tirar el cuerpo hacia atrás cargándole peso a la rueda trasera nos ayudará en la tracción y también a que la cubierta delantera no se entierre en zonas blandas o de mucha acumulación de nieve. En ocasiones, se puede bajar un poco el asiento para estar más cerca del suelo y que el apoyo con ambos pies sea más rápido e intuitivo. La nieve tiene diferentes estadios y particularidades que le aportan cierto grado de cohesión y la hacen más o menos segura a la hora de deslizarse sobre ella. El hielo o capas de hielo debajo del manto de nieve fresca son la peor condición para avanzar de forma segura. Si hay hielo es mejor quedarse en casa. Siempre salir acompañados de otra bici, con todos los elementos de seguridad y buena indumentaria térmica. Nunca está de más llevar un par de guantes y medias extras. En El Chaltén, donde nosotros vivimos, las temperaturas por la noche suelen acercarse a los -10 ºC, con lo cual es recomendable si no se tiene mucha experiencia en estos ámbitos, no alejarse mucho de zonas pobladas ya que cualquier percance puede transformarse en una situación de riesgo debido a las pocas horas de luz y las bajas temperaturas.

es-ar