Las mejores joyas de Bahía.

Chapada Diamantina es un tesoro natural que aloja trekkings asombrosos en Brasil. Otra forma de conectarse con la naturaleza, y de vivir la experiencia de selva y cascadas.

Por Federico Svec.

2022-09-15T07:00:00.0000000Z

2022-09-15T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283523684697378

TREKKING

Chapada Diamantina es un tesoro natural que aloja trekkings asombrosos en Brasil. Otra forma de conectarse con la naturaleza, y de vivir la experiencia de selva y cascadas. El gran escultor fue el paso del tiempo para crear un paisaje de ensueño: morros, cascadas, grutas, pozones y piletas naturales que, con la imaginación, nos hacen viajar siguiendo mapas muy antiguos, expediciones de nuevos exploradores en busca de tesoros perdidos... Chapada Diamantina, en el estado de Bahía, Brasil, es un parque nacional situado a 300 km de Salvador. Sus 38.000 km2 albergan un circuito muy amplio para los amantes del trekking, con nada menos que 360 cascadas. Es tan grande que está compuesto por 24 municipios y, según los investigadores, la región comenzó a tomar su forma actual hace más de 1.700 millones de años como resultado de erupciones volcánicas, vientos, ríos y una fuerza conocida como epirogenética, que levantó los montículos a lo largo de los años. El punto de partida La principal entrada es la ciudad de Lençóis, a 430 km de la capital de Salvador. Además de esta ciudad, otros pueblos también atraen a muchos turistas y merecen una visita, especialmente Mucugê, Igatu y Vale do Capão. Después de Lençóis, este último destino es el que suele atraer más viajeros (ubicado en Palmeiras, a 72 km) ya que tiene un clima más tranquilo, un mayor contacto con la naturaleza y, también, el lado más esotérico y holístico de la Chapada. Vale la pena pasar la noche pa ra ex perimenta r el a mbiente rústico y estar más cerca cuando sea el momento de ir de viaje a Cachoeira da Fumaça y también al Valle de Pati. Otra buena opción para quienes buscan ahorrar tiempo viajando entre las atracciones de la Chapada Diamantina es pasar la noche en la ciudad de Mucugê (a 147 km de Lençóis). Con casas coloniales y llena de encanto, la ciudad es especialmente interesante para quien quiere visitar Poço Azul, Poço Encantado y Buracão. Chapada Diamantina es un territorio muy grande y vale la pena elegir diferentes ciudades y pueblos para hospedarse, así será posible reducir el tiempo de viaje entre recorridos y aún conocer un poco más de esta rica zona. Principales senderos Morro do Pai Inácio, a 26 km de Lençóis, es uno de los íconos de la Chapada Diamantina. Su caminata es una de las más populares y, aunque parezca una subida muy difícil, es una caminata accesible para casi todos. El sendero que conduce a la cima de la colina tiene solo 500 m de largo, pero se necesita un poco de aliento para hacerlo, nada que unas cuantas paradas fotográficas no puedan solucionar. Al llegar a la cima será difícil no quedar impresionado por la espectacula r v ist a de la inmensidad de la Chapada Diamantina. La Cascada de Fumaça es una de las más grandes de Brasi l, y su trekking más conocido, el “F umanca por Cima”, de 12 km de longitud. Comienza a 80 km de Lençóis y a 3 de Vale do C apão. Aque - llos que buscan una r ut a más avent u rera y con itinerarios de mayor inmersión en la naturaleza pueden invertir su tiempo en el sendero “Fumaça por Baixo”, de alto grado de dificultad y un recorrido de 36 km (ida y vuelta y con acampe). La Fumaça, por debajo, lleva al pie de la cascada. La Cascada de Buracão es de esos paisajes que ofrece una experiencia única: para llegar a su pie hay que nadar a través de un estrecho cañón. Y solo al final del camino (después de escuchar el sonido ensordecedor de la cascada y nadar contra la corriente) se verá el majestuoso espacio formado por grandes paredes rocosas donde se encuentra el desnivel de 85 m que la forma. Cuando el agua no es demasiado fuerte, es posible pararse detrás de la caída y observar la cascada; allí todos los turistas deben de estar acompañados por un guía y también usar un chaleco, de esta forma aquellos que no sepan nadar también podrán llegar a la cascada. Después del baño energizante en Buracão, los turistas siguen el sendero hasta la cima. La Fumaça y Buracão son realmente espectaculares, pero no son las únicas alternativas de la Chapada Diamantina. En la región del parque nacional hay unas 360 cascadas catalogadas. No faltarán opciones de días ni de recorridos. Quienes opten por alojarse en Lençóis, vale la pena que incluyan en sus itinerarios la del Mosquito, de Sossego, Ribeirão do Meio, del Poço do Diabo y, con un poco más de tiempo, un paseo a Roncador. Si el alojamiento está en Vale do Capão, buenas opciones son la Cascada de Riachinho, la de Angélica y la de la Purificación. Y cerca de Andaraí, la de Ramalho. Ser ra no es l a pl aya de Lençóis. Y, como buena playa, es una excelente opción para d isf r ut a r si n pr isa n i compromisos. U bicada a solo 10 minutos a pie del centro de la ciudad, el Serrano (que forma parte del Parque Municipal Muritiba), es un conjunto rocoso donde se forman innumerables piscinas naturales con los más diversos tamaños, formas y profundidades. Trekking: más alternativas Con más tiempo de viaje, conviene invertir en itinerarios con senderos más largos y desafiantes (incluso con campamentos nocturnos). Algunos de ellos son Cachoeira da Fumacinha, saliendo desde Ibicoara; cascadas M i x i la, C apiva r i, Poção, Palmital y Samuel, todas con salida desde Lençóis; y la Encantada y Herculano (a partir de Itaetê). Vale do Pati también tiene lo suyo: desde la caída de agua Cachoeirão, que tiene la fama de ser una de las caminatas más hermosas de Brasil. Hasta “hacer Pati”, como dicen comumente en Chapada. Pati es una porción casi intacta de la Chapada Diamantina, donde no hay autos ni luz ni señal de celular. Es el tipo de experiencia para aquellos que quieren una inmersión total en la naturaleza exuberante del interior de Bahía. La ventaja de Pati es poder recorrer decenas de kilómetros de senderos sin tener que cargar con carpa ni comida para cada jornada. La noche es casi siempre en casa de lugareños, lo que ayuda a llevar mucho menos peso y permite una caminata más ligera y más larga. Para realizar esta experiencia contactamos a Hermann Feldkamp, director de Pura Vida Eco Aventura, la única empresa de la Argentina que opera en Chapada. “Hacemos un trek de tres días en el valle de Pati –nos cuenta–; subimos desde el pueblito de Guinea a Chapada, que es un complejo de mesetas y va l les fér tiles donde antiguamente los esclavos trabajaban en las plantaciones de cacao y café, hasta que llegaron los garimpeiros, buscadores ilegales de piedras preciosas y oro que se veían por la región hasta la creación del Parque Nacional. Caminamos unas cinco horas por día a través de la selva, hasta la última jornada, que es de unas 10 antes de subirnos a las 4x4 y bajar al pueblo colonial de Lençóis. Allí nos tomamos un día para viajar a Pozo Azul, que es una experiencia imperdible”. Vale do Pati En este sitio viven varias familias que reciben con mucho cariño a los viajeros que van por el camino. Ofrecen buenas camas, ducha (fría) y exquisita comida (típicas de la región son el Abarå: una especie de tamales hervidos en hojas de banano, o la moqueca: un guiso de pescado, mariscos y leche de coco). Tengamos en cuenta que el Pati no es una ruta fija, por lo que se puede recorrer en el tiempo y camino que el viajero quiera; cuanto más tiempo en Pati, más intensa es la experiencia, aunque lo más común son tres días con entrada y salida por Beco da Guiné, en Mucugê. Los lugares más escogidos por los viajeros son el Cachoeirão Arriba, el Morro do Castelo, el Cachoeira do Funil, Mirante do Pati, Gerais do Vieira y Gerais do Rio Preto. Esta ruta exigente tiene, en promedio, entre 15 y 25 km de caminata por día. Y como hay diferentes Patis para emprender, vale la pena volver varias veces. Las formaciones geológicas también sobresalen en Chapada. Hay cuevas en varias regiones, pero ciertamente la mayor concentración está en Iraquara, a 75 km de Lençóis. Entre las más populares se encuentran la Gruta da Torrinha y la da Lapa Doce, ambas con diferentes itinerarios y de fácil acceso. Aunque son las más famosas, en la región se pueden visitar otras buenas opciones, como la da Fumaça. En temporada alta los tours para disfrutar esta experiencia son muy concurridos y es importante llegar temprano. Para quien tenga un espíritu más aventurero, vale la pena invertir en un paseo de rappel en la Gruta do Lapão, muy cerca de Lençóis.

es-ar