Bodegones porteños.

Seleccionamos 8 restaurantes añejos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires donde degustar exquisitos platos nacionales, españoles e italianos. Menús recomendados.

Por Marcelo Ruggieri.

2022-09-15T07:00:00.0000000Z

2022-09-15T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283459260187938

CONTENT

Seleccionamos 8 restaurantes añejos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires donde degustar exquisitos platos nacionales, españoles e italianos. Menús recomendados y varias sorpresas gastronómicas para descubrir. Los bodegones son un verdadero clásico de la gastronomía porteña, donde en general predomina la buena parrilla y esos deleites bien típicos de las inmigraciones españolas e italianas venidas a principios del siglo XX. Resaltan las viejas casonas y construcciones convertidas en fondas atendidas por los integrantes de la familia, que ofrecen platos caseros, abundantes y económicos en un ambiente sencillo y sin demasiadas ostentaciones. Relevamos una serie de estos tradicionales restaurantes diseminados por los barrios de la ciudad, solo algunos de ellos, porque sin duda hay muchos más, cada uno con imperdibles manjares para disfrutar. Spiagge di Napoli Boedo Bien cerca de cumplir 100 años de vida, este bodegón italiano se destaca por sus variadas pastas. Abrió sus puertas en 1926 y hoy es uno de los lugares emblemáticos del tanguero barrio de Boedo. Allá por 1920, Juan Ranieri vino a estas tierras desde Italia en busca de una mejor vida, dio con este local y abrió su propio restaurante con platos típicos de su oriunda región. Actualmente, nietos y bisnietos siguen con esta fiel tradición gastronómica en este legendario recinto ubicado en Avenida Independencia 3527 que está abierto Las exquisitas rabas de Spiagge di Napoli, un clásico en este centenario bodegón de Boedo; y el salón de El Ferroviario en Liniers, donde los platos son inhumanos. todos los días para almorzar o cenar, salvo los domingos (sólo al mediodía). Se atiende a medida que la gente va llegando (no toman reservas), por lo que se sugiere estar temprano porque suele llenarse. Todos los platos son abundantes, y resaltan en la carta ravioles caseros, spaghettis, tagliatelles, capelletis, canelones, lasagnas, ñoquis y sorrentinos con distintas salsas, aunque la especialidad de la casa son los fucciles por kilo. De acuerdo al menú elegido, los valores van desde $ 900 a 1300; y vale agregar además otras opciones, como las nutridas picadas de fiambres y quesos (la grande para 6 personas está $ 6.500, la chica para 4 en $ 3.500 y la media para 2 comensales en $ 1.150), numerosas minutas y algo para agendar: imperdible la porción de rabas, una exquisitez. Informes: Tel.: (011) 4931-4420, sitio web: www.facebook.com/Spiagge-di-napoli o Instagram: @spiaggedinapoli Don Ignacio Almagro A escasa distancia de la estación Loria del subte A, este bodegón invita a saborear sus 40 variedades de milanesas combinadas con ingredientes pizzeros. El lugar no es muy grande (ir con tiempo, no hacen reservas) y sus paredes están plagadas de testimonios rockeros con numerosos posters, fotos y dibujos alusivos. La promesa de Norberto Meza –su dueño desde hace 20 años y fanático del rock and roll– es que la milanga no entre en el plato, por lo que, si se quiere, son para compartir. Si bien hay una gran variedad de sabores, la vigilante con queso muzarella y dulce de membrillo resalta por su curiosa preparación. La clásica recae en la mila a la fugazzeta g (salsa ( de tomate, jamón, muzzarella, arella, cebolla y dos huevos fritos) y la vedette dette de la casa es la criolla (salsa fileto, jamón món cocido, muzzarella, aceitunas verdes, huevo uevo duro y morrón). Todas las milanesas salen alen con papas fritas o puré en precios que e rondan los $ 1.200; pero además hay otras ras opciones, como variedad de tortillas de papas y empanadas fritas. Para culminar, nar, flan casero con dulce de leche y crema ma recién preparada. Por su aficción musical, al, Norberto decoró el recinto con imágenes nes de Elvis Presley, Los Beatles, Deep Purple urple y otras bandas legendarias; y también n vistosas figuras en miniatura que recrean n aún más el lugar. Don Ignacio está en la Avenida Rivadavia 3439 y abre de martes a sábado al mediodía y a la noche. Informes: Tel.: (011) 4861-3133 o sitio web: www.don-ignacio-restaurant; g ; Instagram: @donignac El Ferroviario Liniers Lindera al estadio de Vélez y situada en los terrenos que pertenecían a los talleres ferroviarios de la línea Sarmiento, esta parrilla bodegón alberga hasta 500 comensales. Una enorme playa de estacionamiento debajo de la autopista porteña y luego el amplio y primitivo salón, más una gran carpa, plaza de juegos infantiles y un patio al mejor estilo cervecero. En la entrada resalta una antigua e inactiva locomotora y, sobre un costado, la gran p parrilla vidriada con varios asadores y estacas. “La especialidad de la casa es el asado ancho”, afirma Valentín Bordagaray, encargado del lugar; aunque aunqu también se destacan el vacío, el matambre matambr tiernizado y la entraña. Imperdible la provoleta p y las tortillas. Hay también chivito, chivito lechón y cordero, todo en porciones para compartir. c Con media porción comen tres personas (vacío $ 3.090, asado ancho $ 4.3 4.360, asado de tira $ 2.130, matambrito tiernizado tiern con fritas $ 2.240, cordero o lechón $ 2.550). Si la idea es comer otra cosa, las milanesas, m por ejemplo, son inhumanas (con una, comen varios) y ni hablar de d los postres como la colosal cop copa Lula al licor. Este recinto gastronómico gastro se ubica en Reservistas Argentinos A 219 y está abierto de martes ma a domingos al mediodía y a la noche (conviene reservar). I Informes: Tel.: (011) 3059-7666, sitio web: www.elferroviario.com www.elferroviario.co o Instagram: @elferroviariook @elferroviarioo El Nuevo Castel’s Constitución Con sus paredes plagadas de banderines y c camisetas de f utbol, est es e t ípico bodegón com combina calidad gastronómica gastr con buenísimos bu precio precios. Platos abunda abundantes pa ra compartir que van desde $ 1.000 a 1.600, fila en la vereda y sugerencias de ir temprano, tanto para almorzar como para cenar, ya que no realizan reservas. En un costado, el cartel refleja: “Porciones grandes a precios de porciones comunes”. Hay de todo, pero los imperdibles del lugar postulan al revuelto Gramajo, las costillas de cerdo a la riojana, el bife mariposa, el peceto a la mostaza o al champignon, las lasagnas con salsa mixta, las tortillas y el flan casero con dulce de leche. Llama la atención la agilidad y rapidez de los mozos, todos de la misma escuela en un salón donde a lo largo resalta su gran mostrador y del otro, las mesas para los comensales. El nombre del lugar se debe a que los dueños originales se apellidaban Castelo y don Héctor, actual propietario, al adquirir el fondo de comercio hace unos 25 años atrás le agregó el “nuevo” a la denominación primitiva. La tradicional fonda se encuentra en Avenida Entre Ríos 946, entre Estados Unidos y Carlos Calvo; y está abierta todos los días salvo los lunes. Informes: Tel.: (011) 6129-8719, sitio web: www.facebook.com/pages/El-NuevoCastels o Instagram: @elnuevocastels Bodegón Núñez Núñez A pesar de su moderna estructura, este recinto alberga la tradicional impronta de los bodegones de tiempos pasados, ofreciendo menús caseros donde resultan imperdibles las empanadas fritas, el pollo al verdeo, la milanesa Gran Bodegón con papas españolas (comen tres) y, para culminar, el flan de la casa con dulce de leche o la exquisita copa Gran Bodegón. Hay variedad de pastas (sugerencia: fucciles al scarparo: fuente para dos personas) y para agendar también, la picada de buñuelos y rabas; y el combo de albóndigas, cinco bochas con queso derretido y una salsa espectacular. El lugar está situado en Arribeños 3198 esquina Campos Salles, a dos cuadras de Avenida Del Libertador. Su interior está equipado con antiguas sillas de madera y mesas con manteles y servilletas de tela. Hay una barra en el mostrador y un entrepiso con balcones más una terraza al aire libre. Los platos son abundantes y a precios muy accesibles que promedian los $ 1.200. Abre todos los días al mediodía y a la noche; y en cualquiera de las ocasiones, previamente hay que reservar. Informes: Tel.: (011) 4702-3650, sitio web: www.facebook.com/BodegonNunez/ o Instagram: @bodegon_nunez La Torca Palermo Este bodegón trae a España y toda su gastronomía en platos abundantes y a buen precio. Infaltable la clásica tortilla de papas o la babé con chorizo colorado y jamón ($ 1.100), los pescados, mariscos, fideos negros con frutos de mar, salmón blanco, las rabas o las pastas con salsa de camarones ($ 1.100). Imperdible el cachopo: una gran milanesa rellena de jamón crudo serrano y queso (receta asturiana) por $ 2.100; o la colosal paella valenciana plagada de mariscos por $ 3.300 para que coman tres personas. Entre los clásicos postres está la natilla ($ 800), los panqueques con dulce de leche ($ 850) o el tiramisú ($ 900). El recinto está ubicado en Costa Rica 4001 esquina Medrano, y cuenta con un salón bastante amplio, aunque conviene siempre reservar. Abre sus puertas de martes a sábados (mediodía y noche) y los domingos (sólo para almorzar). “Antes se llamaba La Robla, pero con esta nueva impronta española –comenta César Giso, responsable del lugar– pasó a ser La Torca, cuyo nombre alude a los pozos centenarios que tenía esta antigua casona en sus basamentos”. Informes: Tel.: (011) 5935-4365, sitio web: www.facebook. com/latorcapalermo/ o Instagram: @ latorcapalermo El Secretito Palermo Un bodegón con grandes platos bien caseros para compartir, cuyas especialidades recaen sobre distintas carnes asadas, pescados y mariscos. Recomendable para los hinchas de Racing, dado que la decoración alude a testimonios académicos. Vale destacar la provoleta gigante, el bife de chorizo y las papas rejilla en precios que van desde los $ 300 (entradas) a los $ 1.200 (cortes de parrilla). La fonda se encuentra en Avenida Dorrego 2720, hay que reservar y abre mediodía y noche, salvo los lunes. Es la parrilla más oculta del barrio, ya que al llegar aparenta inactiva (rejas albicelestes y sólo un pequeño cartel: “cerrado”) pero sólo se trata de la costumbre del lugar. Hay que tocar timbre, mencionar la reserva e ingresar a lo de don Hugo Tito Abalsa y familia para degustar exquisita y sencilla gastronomía. Además de la parrilla, para Tito y su hijo Guillermo, la otra pasión es el futbol y su Racing de Avellaneda. De las paredes cuelgan camisetas firmadas por los jugadores, fotografías, recortes de diarios, recuerdos de 1967 cuando salió campeón del mundo y, para completar, ellos siempre están vestidos con alguna prenda celeste y blanca. “Aquí todos son bienvenidos –comenta Guillermo–, sean de cualquier equipo o aficionados a otro deporte”. Informes: Tel.: (011) 4777-8351 o Instagram: @ parrisecretito El Bodegón de Villa Luro Villa Luro Fonda antigua, famosa por sus platos bien grandes entre los que son un clásico las milanesas de super tamaño, las exquisitas empanadas y el f lan casero. Justo en la esquina de Avenida Rivadavia 9.800 y Byron, resalta además por sus tortillas de papas, los buñuelos de acelga, la bondiola de cerdo al horno con papas (se desarma al cortarla), el pollo al ajo que se sirve con papas al natural, las mollejas al verdeo con papas, los ravioles a la bolognesa y el famoso bife de la casa con huevo, morrones, jamón, queso y arvejas sobre papas españolas. Sin duda las milanesas se llevan todos los elogios (tan grandes que no entran en el plato) y pueden ser con puré, ensalada, fritas, a la Maryland, napolitana; con jamón, huevo y morrón o a la fugazzeta. Este clásico bodegón cuenta con su salón principal y un sector cubierto y calefaccionado en la vereda. Está abierto de martes a sábados, desde las 8 de la mañana hasta la medianoche. No se requiere reserva, pero se aconseja ir temprano porque se llena. Los platos rondan entre los $ 1200 y $ 1800. Informes: Tel.: 011 4683-1359, sitio web: www.facebook.com/BodegonLuro/ o Instagram. @bodegon_villa_luro Todos los precios de esta nota son orientativos y están sujetos a modificaciones.

es-ar