Diseño innovador.

El joven astillero Visión nos tiene acostumbrados a romper esquemas de mercado y hoy lo hace desde el diseño con esta nueva gran lancha open.

Por Martín D’Elía.

2022-09-15T07:00:00.0000000Z

2022-09-15T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283480735024418

CONTENT

El joven astillero Visión nos tiene acostumbrados a romper esquemas de mercado y hoy lo hace desde la estética con una nueva gran lancha open. Una de las características principales que nos tiene acostumbrados la marca Vison es la presentación de nuevos modelos entre los 16 y 20 pies de eslora que rompen algunos esquemas de mercado, sobre todo en performance. En este caso hablamos de la nueva Visión 212, con la cual la marca continúa con una nueva etapa de renovación de sus modelos, arrancando así con una nueva 21 pies que tanto reclamaban los fanáticos y seguidores de la marca. Como es de suponer, el astillero sigue los lineamientos actuales del mercado náutico mundial, y una de las principales características que presenta este nuevo modelo es una buena manga, con una gran cubierta, solarium a popa y un generoso sector open de proa, realmente sorprendente en un modelo de esta eslora. Primera impresión Llegamos y la embarcación ya estaba en el agua y pudimos observar que posee un arrufo muy curvo a lo largo de toda la eslora, y se destaca su gran caída de popa que la hacen diferente a todo. Su manga es de dos metros y medio de ancho, importante para una embarcación que tiene una eslora en torno a los 21 pies. Continuando con el perfil, tenemos una cubierta estilizada, de líneas lanzadas a proa y borda baja, con un sobresalto pequeño en la zona delantera del parabrisas, el cual posee un diseño facetado con un remate de terminación curva en el vidrio lateral, además de su perfilería pintada de negro que lo hace resaltar del casco. El ingreso lo hacemos desde el muelle a una planchada integrada al casco en una sola pieza, la cual está dividida al centro por el balde del motor. La entrada se ubica sobre estribor, y a un mismo nivel atravesamos parte del gran asiento de popa para posteriormente por medio de un escalón ingresar al cockpit. En la planchada tenemos una buena escalera plegable de inoxidable, la cual se aloja en un hueco especialmente diseñado para tal fin. El asiento de popa posee una buena medida, se encuentra completamente tapizado y tiene forma de “L”, generando un cálido espacio. El respaldo es rebatible, pudiendo generar un asiento o solárium amplio hacia la popa, para dos o tres personas. Ya dentro del cockpit se destaca su amplitud, producto de una buena manga, posee una moderna distribución dado por su ya mencionado asiento en “L” sobre babor, que junto a una butaca para el acompañante y otra para el conductor, ambas giratorias, forman una buena zona de estar a bordo. Posee importantes guanteras laterales y también una zona de guarda ski bajo el piso ,donde entra una tabla de wakeboard. A proa Desde el cockpit a proa tenemos una moderna consola en color negro sobre babor que cuenta con una gran espacio de guarda en su interior, al que se accede por medio de una tapa correctamente ajustada, ideal para alojar documentación o elementos de seguridad. Sobre la banda contraria se encuentra el puesto de mando, el cual consta de un tablero facetado en forma recta, también pintado en color negro antirreflejo y con dos niveles de instrumentos. Está realizado completamente en plástico. Instala la pantalla del motor y el navegador, pudiendo optar por instrumental analógico también. Además se ubican allí el panel de teclas de mando y un posavasos. Debajo tenemos un posapies integrado a la cubierta y zona de guarda. La butaca del timonel es muy cómoda y posee una base que la hace giratoria, la posición de manejo es razonable para personas de estatura normal y el parabrisas queda por debajo de nuestro rostro otorgando un buen abrigo. Si continuamos a proa, pasamos por medio de una puerta plegable en el parabrisas y accedemos al gran sector open. En este sector pueden permanecer en forma cómoda cuatro personas, además posee espacio de guarda debajo de las colchonetas y, siguiendo hacia adelante, hay una parte plana sobre cubierta que nos permite desembarcar por proa. Una colchoneta central contribuye a cerrarlo y convertirlo en un gran sector de solárium. En cuanto al equipamiento, el astillero ofrece infinidad de opcionales como piso en goma antideslizante, arco de wake con bímini, equipo de audio potenciado y cerramientos, ya que de forma estándar posee un muy buen nivel de equipamiento. A navegar Su gran manga le otorga al casco grandes ventajas, planeo efectivo rápido y con muy bajo ángulo de trimado, buena estabilidad transversal y mantener el planeo efectivo a bajas vueltas del motor, obteniendo una relación de consumo/velocidad muy buena. Posee un fondo en “V” de geometría variable, con bajo ángulo de astilla muerta en popa y dos deflectores por banda, logrando que su navegación sea muy suave en días de mucho tránsito como los fines de semana. El modelo que pudimos probar estaba propulsado por un motor Yamaha cuatro tiempos de 200 hp fuera de Borda. Trepó hasta las 6200 RPM y 44 nudos de velocidad máxima, en un río de pequeña marejada y despejado, lo cual sirvió para comprobar que mantiene bien la alta velocidad. A velocidad crucero logró una buena velocidad de 20 nudos a 2600 RPM de motor, otorgando un consumo muy contenido de unos 18 lts/hora. Como conclusión podemos decir que las lanchas Visión están construidas por expertos ex pilotos de motonáutica. Y la 212 es el fiel reflejo de toda esa experiencia acumulada en muchos años de carreras y desafíos cumplidos.

es-ar